Vacaciones fiscales

Con la obligatoriedad de usar las notificaciones electrónicas, también se estableció un período de descanso o de vacaciones fiscales durante el cual los autónomos y empresas pueden dejar de recibir notificaciones por parte de la administración. Acogerse a este período es esencial si se prevé que no se podrá atender a dichas comunicaciones en el plazo establecido a tales efectos.

¿Quién está obligado a recibir notificaciones electrónicas?

Cualquier ciudadano puede pedir que todas las comunicaciones con la Administración se hagan por medios telemáticos y es que son muchas las ventajas que ofrece este sistema. Sin embargo, hay un colectivo obligado a recibir las comunicaciones únicamente en forma telemática. De acuerdo con la Ley 39/2015, de 1 de octubre, por el que se establece el uso de los medios electrónicos, los obligados a recibir las notificaciones electrónicamente son:

  • Las personas jurídicas o las entidades sin personalidad jurídica
  • Aquellos que ejerzan una actividad profesional
  • Los representantes de aquellas personas que están obligadas a recibir las comunicaciones por medios telemáticos
  • Los empleados de las Administraciones Públicas en el ejercicio de sus funciones
  • Contribuyentes inscritos en el REDEME (Régimen de Devolución Mensual del IVA) o al Régimen Especial del Grupo de Entidades del IVA
  • Aquellos contribuyentes que estén inscritos dentro del Registro de Grandes Empresas y aquellos que tributen en el Régimen de Consolidación fiscal del Impuesto sobre Sociedades

Acceso a las notificaciones electrónicas y sanciones por omisión

El acceso a las notificaciones electrónicas debe realizarse desde la sede electrónica de la Agencia Tributaria, así como también a través de los puntos de acceso general de la Administración General del Estado: notificaciones.060. es o mediante la Dirección Electrónica Habilitada.

Pese a que hay varios sistemas mediante los cuales seremos notificados de la recepción de una notificación electrónica, la AEAT no tiene obligación de ello. Por este motivo, desde la Administración se establece la necesidad de acceder cada 10 días al buzón personal para comprobar la existencia de dichas notificaciones.

La omisión de acceso a las notificaciones o la no apertura de ellas tiene como puede acabar en expedientes sancionadores por parte de la Administración con unas multas que pueden llegar a ser de hasta 600.000 €. Por este motivo y para evitar estas posibles sanciones, la Agencia Tributaria ofrece un período de “vacaciones fiscales” de 30 días al año.

¿Qué son las vacaciones fiscales y cómo se solicitan?

Las vacaciones fiscales son un período “de gracia” en el que los autónomos y las empresas pueden dejar de recibir notificaciones electrónicas por parte de la Agencia Tributaria; una medida pensada para que estos profesionales puedan pasar períodos sin abrir sus buzones de notificaciones sin ser sancionados por ello.

Para solicitar este período de 30 días sin notificaciones, los interesados deberán hacer el trámite desde la propia sede electrónica de la AEAT. En su web, la AEAT ofrece acceso al perfil del contribuyente, desde el cual se puede acceder a la función de “Mis Notificaciones”. Dentro de este espacio personal, los usuarios podrán visualizar todos sus expedientes, así como todas las gestiones que tienen disponibles. Así mismo, podrán acceder a la opción de dejar de recibir notificaciones electrónicas.

Una vez dentro del apartado de no recibir notificaciones electrónicas, se abre un calendario en el que se deben marcar los días de “descanso de notificaciones”. En este punto, se debe tener en cuenta que es necesario realizar este trámite con 7 días de antelación. Además, los 30 días no deben ser consecutivos, por lo que se podrán marcar varios períodos, incluidos fines de semana. Cuando se hayan marcado los días de descanso, se debe confirmar y firmar la petición mediante el botón “Firmar y enviar”.

Cabe destacar que los períodos que se hayan marcado pueden ser modificados. Para ello, se debe acceder a la sede y consultar los períodos marcados. Una vez dentro de ellos, se puede solicitar la modificación de la misma manera en la que se realiza la solicitud: marcando el período a modificar, establecer nuevos días y “Confirmar y enviar”. Para que la modificación sea correcta, esta se debe realizar en los 7 días previos al inicio del período.

Otras obligaciones en materia tributaria

Además de la obligación de las notificaciones electrónicas, la Agencia Tributaria también ha implantado la obligatoriedad de practicar facturas electrónicas entre empresas y administración. Sin embargo, se contempla que esta medida se extienda, en breve, a todas las operaciones comerciales entre negocios.

Herramientas para la facturación electrónica

Aquellos que están obligados a realizar las facturas electrónicamente cuentan con una gran cantidad de herramientas con las que poder hacer sus facturas, así como ponerlas a disposición de sus clientes, descargarlas y gestionarlas fácilmente.

Estas soluciones de facturación en la nube, como es Vuzoon, no solamente permiten crear facturas y gestionarlas, sino que también permiten hacer un seguimiento mucho más exhaustivo de estas. De este modo, no solo se optimiza el departamento de contabilidad, sino que también se evitan retrasos en los pagos.

Cada vez son más los procesos que empresas y autónomos deben llevar a cabo por medios telemáticos. Por ello, estar al día con las nuevas regulaciones y contar con un programa de facturación electrónica es esencial si se busca optimizar recursos y evitar sanciones fiscales.