ley de IVA

Cada vez que compramos algo, pagamos una cantidad añadida al precio del producto en concepto de IVA. Se trata de un impuesto recaudatorio vigente desde hace más de 30 años y que grava casi todos los productos y servicios que podamos adquirir. Cuando un profesional o una empresa vende un bien o presta un servicio, está obligada a añadirle el IVA de acuerdo con su actividad. Si no conoces bien la Ley de IVA ni cómo aplicarla a tus facturas, nosotros te lo contamos en este artículo.

¿Qué es el IVA y que significa la Ley de IVA?

Como hemos dicho, el IVA es un impuesto establecido en nuestro país desde hace 30 años. Se trata de un impuesto indirecto que todos pagamos y que su único fin es recaudatorio; es decir, es un impuesto con el que el gobierno se financia.

Cuando adquirimos un bien o un servicio, podremos ver en la factura el porcentaje de IVA que se carga sobre el precio base. Hay tres tipos de IVA diferentes que están regulados por la Ley del IVA.

¿Qué ley regula el IVA y para qué sirve?

La Ley del IVA está denominada como Ley 37/1992, de 28 de diciembre y regula todo lo relacionado con este impuesto. Es una ley que nos permite tener claros los supuestos en lo que este impuesto debe aplicarse, así como también regula dicha aplicación para evitar dobles imposiciones del mismo impuesto.

Cuando hablamos de la regulación de la Ley del IVA, debemos tener claro que esta Ley regula los conceptos siguientes:

  • El ámbito de aplicación de la ley y la delimitación del hecho imponible
  • Porcentajes aplicables, operaciones exentas de IVA, devengo del impuesto y determinación de la base imponible
  • Sujetos que deben aplicar el impuesto del IVA y tipos de IVA
  • Deducciones, devoluciones y regímenes que se consideran especiales
  • Obligaciones y derechos de los sujetos pasivos, infracciones y sanciones

Como vemos, pues, es una Ley muy amplia, pero a la vez muy delimitada, en la que se contemplan todos los supuestos.

¿Cuáles son los porcentajes de IVA que se aplican actualmente?

El IVA, como hemos mencionado, es la aplicación de un porcentaje determinado sobre el precio de los bienes y servicios. Hay cuatro tipos de IVA aplicables y que varían en función de la naturaleza del bien o servicio. Estos porcentajes, en la actualidad, son los siguientes:

  • Tipo general: el tipo general de IVA es del 21% y es el que se aplica, mayoritariamente, a todo cuanto consumimos.
  • Tipo reducido: en este caso, el tipo es de un 10% y se aplica sobre aquellos bienes o servicios que se consideran esenciales, pero no de primera necesidad.
  • Tipo súper reducido: el porcentaje de este tipo es del 4% y afecta a todos aquellos bienes y servicios clasificados como de primera necesidad.

Aplicar correctamente el IVA es esencial si no queremos tener problemas con la Administración ni con el pago de nuestras facturas.

La Ley del IVA y la facturación

Cuando hablamos de IVA y facturación, debemos tener en cuenta que este impuesto siempre debe estar a la vista y desglosado aparte; es decir, a la hora de hacer una factura no podemos poner simplemente el total, sino que el importe de la compra y el importe del IVA deben estar separados para que el cliente sepa, exactamente, qué es lo que paga. Toda factura en la que no se detallen estos conceptos, o que no lleve IVA, no será considerada válida bajo ningún efecto, a excepción de aquellos servicios y productos exentos de ella.

La Ley del IVA y los programas de facturación

Los programas de facturación son herramientas ideales a la hora de llevar la facturación al día y de forma correcta. Estamos hablando de programas muy completos y fáciles de usar con los que podremos automatizar nuestras facturas y asegurarnos de que tienen todos los campos necesarios para ser válidas.

En la actualidad, disponemos de varias de estas herramientas y, una de las más completas y gratuita es Vuzoon.

Vuzoon y el IVA en las facturas

Utilizar Vuzoon para crear nuestras facturas y llevar nuestra contabilidad es muy simple, pues está muy bien diseñado y es de lo más simple de utilizar. Este programa nos ofrece una serie de ventajas muy útiles a la hora de gestionar nuestros negocios.

Para empezar, podemos decir que Vuzoon nos permite generar todas las facturas que necesitemos paso a paso, y aplicando correctamente todos los porcentajes de IVA y retenciones en caso necesario. Una vez tengamos nuestras facturas generadas, las podremos descargar, enviar, marcar como cobradas, hacer un seguimiento de ellas, etc.

Además de generar correctamente nuestras facturas, Vuzoon también nos ofrece la posibilidad de vincular, fácilmente, toda la documentación de nuestro negocio con las facturas que hayamos efectuado. De este modo, dispondremos de toda nuestra información en un mismo sitio y no perderemos nada de vista.

Así mismo, Vuzoon nos permite ver nuestra contabilidad desde cualquier sitio y momento, además de ofrecernos la posibilidad de generar informes. Con ella, conseguiremos tener información más completa a la hora de tomar decisiones vitales para nuestro negocio.

Por último, esta herramienta en la nube se caracteriza por ser de lo más segura: los datos solo son accesibles por el usuario y mediante sus claves personales. Además, si debemos compartir algún tipo de información, podremos hacerlo desde el mismo programa sin necesidad de usar varios de ellos: evitamos, así, casos de phishing y similares que tantos problemas pueden acarrearnos.

Llevar al día la facturación es tan importante como realizar correctamente cada factura. Por ello, y para no olvidarnos de nada, trabajar con un programa de facturación en la nube es esencial.