factura ordinaria

A la hora de hacer las facturas, son muchos los conceptos que deben tenerse claros. Y es que hay una gran variedad de facturas que se deben aplicar en función de la empresa, la naturaleza de la transacción, así como de su importe. Unas de las facturas más empleadas son la  factura ordinaria y la simplificada, aunque no siempre se conoce la diferencia entre ellas ni los requisitos que deben cumplir para poder ser emitidas.

¿Qué es una factura ordinaria?

La factura ordinaria es aquella que se emiten en la mayoría de los casos cuando se realiza una compra o venta de bienes o servicios. Su uso está regulado en el Real Decreto 1619/2012, de 30 noviembre, en el que se establecen los requisitos de emisión, así como la información que esta debe contener.

De acuerdo con dicho decreto, para que una factura pueda ser considerada como válida a todos los efectos debe contener los siguientes campos:

  • Fecha de factura
  • Número de factura
  • Identificación del emisor
  • Identificación del destinatario
  • Concepto de la operación
  • Importe bruto de la operación
  • Impuestos aplicados
  • Total neto de la factura

Además de estos campos, la ley también exige que estos estén bien delimitados y que se especifique, al máximo, el concepto de la operación.

¿Qué es una factura simplificada?

Por su lado, la factura simplificada es aquella que se puede emitir cuando el importe de esta sea inferior a 400 € con impuestos incluidos. También podrá emitirse una factura simplificada por importes inferiores a 3.000 € si el concepto de esta está relacionado con ciertas actividades, como el transporte de personas o servicios a la hostelería, entre otros.

Al igual que sucede con la factura ordinaria, una factura simplificada también debe contener una serie de datos para que se pueda considerar válida. De acuerdo con la Agencia Tributaria, estas facturas deben incluir:

  • Número de serie
  • Fecha de expedición
  • NIF e identificación del emisor
  • concepto de la operación
  • Tipo impositivo e IVA si fuera necesario
  • Importe total de la contraprestación

Además de esos datos, una factura simplificada también deberá especificar la identificación del destinatario y concepto de impuesto si esta factura se dirige a un autónomo o empresario que quiera deducírsela de su contabilidad.

Al haber tantos tipos de facturas, es esencial conocer todos sus requisitos y sus ámbitos de aplicación para evitar problemas fiscales y erosionar las relaciones comerciales. Por ello, un programa de facturación en la nube que nos permita conocer bien los tipos de facturas y nos ayude a automatizar su gestión será de gran utilidad.

¿Cómo ayuda Vuzoon en la facturación?

Las empresas cuentan con una gran cantidad de herramientas informáticas cuando se trata de optimizar el departamento de contabilidad y, sobre todo, de facturación. Algunas de estas herramientas son más completas que otras, aunque los beneficios para los negocios son muchos.

Una de las herramientas más completas y simples de usar es Vuzoon, pues no requiere de ningún tipo de implementación y ofrece una gran variedad de funcionalidades con las que optimizar los recursos económicos destinados a la gestión de facturas, así como a la contabilidad del negocio. Además, es una herramienta completamente gratuita.

Gestión de facturas en tiempo real

Una de las principales ventajas de usar Vuzoon es que permite hacer un seguimiento de las facturas en tiempo real. Así, sus usuarios pueden saber en todo momento el estado en el que se encuentran sus facturas y realizar las gestiones que sean necesarias. Con esta funcionalidad, se evitan retrasos en los pagos y se mejora la comunicación con el cliente.

Mayor seguridad en el intercambio de documentos

Vuzoon ofrece una mayor seguridad que otras herramientas con las que se comparte información comercia, como puede ser el correo electrónico. Mediante Vuzoon, se eliminan las suplantaciones de identidad y las modificaciones de facturas, pues sus usuarios deben verificar su identidad al empezar a hacer uso del programa. Así, se asegura que la documentación solo será recibida por el destinatario seleccionado y que esta no será modificada.

Digitalización de documentación externa

Mediante la funcionalidad OCR que se incluye dentro de Vuzoon, los usuarios pueden digitalizar cualquier documento que se les comparta fuera de este programa. Así, se pueden integrar todos los documentos dentro de una misma plataforma para que sea mucho más fácil gestionarlos.

Anticipo de facturas

Por último, merece la pena destacar que, con Vuzoon, se puede conseguir un anticipo de las facturas que se hayan generado dentro del sistema. Así, se eliminan muchos problemas de liquidez de las empresas, pues estas podrán disponer del líquido de sus facturas sin necesidad de esperar al vencimiento de estas.

Sin duda alguna, Vuzoon es una buena herramienta a la hora de gestionar y optimizar el departamento de facturación. No solamente evita errores contables al automatizar muchas tareas, sino que también mejora los márgenes comerciales de las empresas y las relaciones con sus socios.