precio bruto y neto

Realizar una factura puede parecer algo muy simple, pero la verdad es que, para que esté bien hecha, hay una serie de factores que debemos tener en cuenta. No podemos omitir datos y, lo más importante de todo, es que todos los conceptos estén bien especificados y muy detallados. Sabemos que es fácil que nos asalten las dudas a la hora de hacer nuestras facturas, pues es un mundo mucho más amplio de lo que muchos pueden imaginar. En este caso, nosotros queremos hablarte el precio bruto y neto de las facturas y de cuáles son los datos que nunca debes omitir en tus facturas para que estas sean válidas y, por ende, legales a todos los fines.

¿Qué es el precio bruto? ¿Cómo se calcula?

Lo primero que debemos tener muy claro es a qué se refiere el precio bruto de una factura y cómo debemos calcularlo.

Cuando hablamos del precio bruto de una factura es el total de todos los servicios ofrecidos o bien de los bienes vendidos. Por ejemplo, si hemos vendido 10 unidades de un bien a 100 euros cada uno, el precio bruto de la factura será de 1.000 euros más el IVA aparte. Teniendo en cuenta que el IVA general es de un 21% sobre el precio total de la factura, en nuestro caso tendríamos un total bruto de 1.210 euros.

Calcular el precio bruto de una factura es de lo más simple, pero debemos asegurarnos de que los conceptos están muy claros, así como también cuál es el precio unitario y el precio total de todas las unidades.

Si queremos aplicar algún tipo de descuento a nuestra factura o bien debemos aplicar algún tipo de retención, deberemos hacerlo al final de esta.

¿Qué es el precio neto de una factura? ¿Cómo se calcula?

Como hemos dicho, es posible que queramos aplicar algún tipo de descuento a nuestra factura o bien que esta deba llevar algún tipo de retención. Restando estos conceptos obtendremos, pues, el precio neto de las facturas.

Para calcular el precio neto de nuestra factura, deberemos añadir todos los conceptos que vamos a facturar, así como el precio unitario. Al lado de este, deberemos incluir una columna en la que se especifique el descuento que hacemos a cada unidad. Aplicamos el % y añadimos el total unitario. Después, ya solo nos queda añadir el total de todos los bienes o servicios y sumarlos con el descuento hecho.

Por otro lado, si lo que debemos restar es una retención, el proceso es similar. Para ello, debemos calcular la factura del mismo modo que hemos especificado, pero añadiendo un concepto de retención de IRPF profesional. El % de esta retención varía según la actividad que realicemos, así como los años de actividad que tenemos. Sin embargo, y pese a estas excepciones, el % total a descontar de la factura será del 15%. Y, una vez hayamos calculado el porcentaje de retención, únicamente nos queda restarlo el total. Así, tendremos el precio neto de nuestra factura.

Datos esenciales que incluir en una factura para que sea válida

Hemos mencionado, anteriormente, que una factura debe incluir una serie de datos para que sea válida y legal. Estos conceptos, que no se pueden omitir bajo ningún concepto, son los siguientes:

  • Nuestra identificación y la de nuestro cliente: las identificaciones deben ser claras y lo más completas posibles. Por este motivo, debemos añadir el NIF de la empresa o del profesional, el nombre completo, la dirección completa y forma de contacto. En nuestro caso, los datos serán los mismos.
  • Fecha y número de la factura: dentro de los campos obligatorios se encuentran también la fecha de la factura y su número. El número de las facturas debe ser seguido sin poder saltarnos ninguno de ellos ni hacerlo de manera aleatoria. Además, si debemos hacer una factura rectificativa, esta deberá seguir otra serie de numeración.
  • Plazo y medio de pago de la factura: es vital que, en la factura, se especifique el modo de pago y el plazo en el que este debe realizarse. Esta es la única manera legal que tendremos de reclamar nuestra factura en caso de un impago.
  • Conceptos, unidades y precios: los conceptos deben estar detallados y bien especificados. Además, debemos tener apartados diferentes en caso de que haya varios conceptos a facturar. Del mismo modo, es fundamental especificar el precio por unidad, descuento (si lo hay) y precio total.
  • Retenciones y descuentos: las retenciones y los descuentos a aplicar también deben estar detallados y ser muy visibles.

Los datos de las facturas deben estar bien detallados y especificados, aunque esto pueda suponer que la factura nos quede muy extensa. Este será el único modo en el que podremos hacer las gestiones pertinentes en caso de que nuestra factura quede impagada.

¿Cómo te ayuda Vuzoon con tus facturas?

Hacer las facturas a mano con todos los conceptos que puede haber en ellas puede ser complicado y llevarnos mucho tiempo. Por este motivo, contar con un buen software de facturación es esencial. Y, Vuzoon es uno de los más completos que tienes a tu alcance.

Vuzoon es un programa que nos ofrece muchas funcionalidades para la gestión de nuestro negocio. Pero, hablando de las facturas, sus conceptos y de los precios netos y brutos, nos encontramos con un programa que nos lo automatiza todo. Cuando desplegamos la plantilla para hacer nuestras facturas, esta herramienta ya nos ofrece el espacio indicado para aplicar cada uno de los conceptos, por lo que nosotros solamente deberemos añadir los porcentajes que sean de aplicación.

Conocer exactamente qué es el precio neto y bruto de las facturas, nos ayudará a crear facturas más exactas, correctas y, por ende, reduciremos las confusiones que pueden llevar a un retraso importante en el pago de estas.